20 de marzo de 2010

Y cuando se trata de música...

Siendo la música una de mis grandes pasiones, y no algo muy importante en mi vida, sino esencia de mi vida (se me ocurriría una banda sonora para cada momento, para cada persona y situación), son varias las aplicaciones de Internet que utilizo para disfrutarla. Ahí va la lista:

Spotify
Qué contar que no sepáis ya de Spotify. Sencillamente una aplicación brillante asentada sobre un modelo Freemium que ha permitido a la compañía poder ofrecer, en algunos países como España, un modelo de 'radio' a medida totalmente gratuita (a cambio de que en otros países cualquier suscripción sea de pago). Con aplicación para iPhone y Android, ya tendría suscripción Premium para utlizarlo desde el móvil si no fuera porque no tengo una tarifa plana de datos para andar todo el día conectada.

Lo mejor: descargas la aplicación, buscas tu artista y reproduces su música, con alguna inserción publicitaria cada tantas canciones.
Lo peor: desde hace un tiempo el link permanente de registro sin invitación ha dejado de estar operativo, con lo cual, necesitas recibir una invitación de usuario para descargar la aplicación.


LastFm (Mi perfil en LastFM)
La primera red social de música en la que me inscribí. Construye automáticamente una biblioteca musical personalizada en base a todos los temas que escuchas (scrobbling) desde tu reproductor de música o desde la propia web de LastFm. A partir de esta librería, LastFM te sugiere artistas que te podrían gustar y permite ponerte en contacto con personas de gusto musical similar.

Lo mejor: se integra con cualquier reproductor instalado en tu ordenador mediante sencillos plugins que envían a LastFM información de lo que escuchas. Widgets y apps para blogs y Facebook.
Lo peor: los playlists basados en tus gustos musicales sólo se pueden oír siendo usuario Premium. Como en tantos otros negocios de Internet, el modelo free se ha transformado para asegurar la permanencia de la empresa (algo habrá tenido que ver el hecho de que la compañía haya pasado a manos de CBS...).


Rockola.fm (Mi perfil en Rockola.fm)
Sin aplicación para descargar localmente, permite escuchar desde su web música variada en función del estado de ánimo y de la época a la que restrinjamos, a la vez que  podemos buscar nombres de artistas y escuchar su música.

Lo mejor: el hecho de no requerir de plugins ni descargas para funcionar. Entras en la web, y escuchas, sin más.
Lo peor: la limitación para saltar canciones y la ausencia injustificada de destacadas bandas y cantantes, harían de Rockola la aplicación más floja (es mi opinión).


Blip.Fm (Mi perfil en Blip)
Estoy registrada y, a pesar de que me parece una aplicación interesante, el tiempo es oro y una no llega a todo. La esencia de Blip.Fm se basa en permitir que el usuario actúe como DJ mediante un servicio de microblogging. Algo así como twittear enviando canciones, consiguiendo audiencia y créditos que tus oyentes te otorgan en función del interés que suscitas (al loro, que los créditos no se pueden cambiar por dinero :-D). Seguiremos experimentado...

Lo mejor y lo peor: demasiado amateur para opinar.


BandsinTown (Mi perfil en BandsinTown)
Simplemente maravillosa. A partir de la librería de artistas registrada en LastFm, o directamente añadiendo manualmente los artistas a los cuales queremos seguir, BandsinTown nos permite estar al día acerca de todos los conciertos venideros en nuestra área geográfica de interés, ya sea vía emal o RSS. No os lo perdáis.

Lo mejor: realmente es un lujazo enterarte de los conciertos que te pueden interesar con un simple feed en el Reader.
Lo peor: aún no lo he detectado.



Mientras lees...
Eminem- Lose Yourself

No hay comentarios:

Publicar un comentario