12 de febrero de 2010

Parón del viernes

Un paso delante del otro. Andamos presumiendo que el suelo soportará nuestro peso, que el escalón no se desplomará bajo nuestros pies, dando por hecho que vivir no implica riesgos. Un camino nos lleva a otro, sin apenas darnos tiempo a apreciar el paisaje. Así crecemos, asumiendo y asimilando cada mínimo gesto que conforma nuestras vidas hasta el extremo de hacerlo excesivamente cotidiano, desvisiténdolo del posible factor sorpresa, de la incertidumbre y del respeto que infunde lo desconocido. Nuestro instinto de superación nos hace movernos por el mundo cómodamente como si ya conociéramos todo, desprovistos de temor ante los riesgos de cada pequeño acto que ejecutamos. Y qué sería de esta raza tan débil de no ser así...

Lo malo es dar por hecho es el afecto, es el apoyo de los nuestros, es la salud física y mental, es el gozar de factores endógenos y exógenos para disfrutar del mundo. Así que con frecuencia me obligo a parar, a detenerme en medio del caos para darle a cada detalle la importancia que tiene. Para saborear cada matiz...

Mientras lees... escucha:
Spotify: Johnny Cash - I walk the line
Spotify: Feist - 1234

1 comentario:

  1. Esos pequeños momentos acaban por darle sentido a todo, sino seríamos simples veletas dejándonos llevar por el viento...

    ResponderEliminar