28 de febrero de 2010

El mito del camino recto


'La línea recta es trazada por los hombres, la curva es la línea de Dios'. Eso dijo Gaudí, lo creía febrilmente y por eso todas sus obras marginaron la racionalidad del trazo recto en aras de una presencia de lo curvilíneo, de lo no ortodoxo: los trazos de la naturaleza.

De la misma manera, el cumplimiento de los sueños, o trasladándonos a un término menos utópico, el proyecto vital de cada persona, no se encuentra al otro extremo de un camino estándard y predeterminado en el cual A te lleva a B, pero si decides C te vas a D. La senda que recorremos hacia nuestro yo es irregular, llena de intersecciones, cambios de sentido y tramos sin asfaltar. A pesar de que a nivel educacional se nos inculca para tomar siempre las decisiones 'correctas' que nos deben llevar inexorablemente al éxito, dichas decisiones nunca son tan claras, ni siquiera son siempre posibles. Y los mapas que nos dejan no siempre nos sirven.

Llegados a determinado punto, quizá lo importante sea tan sólo caminar, erguidos y advirtiendo las señales y no a base de empujones, cayendo a veces, pero sabiendo depreciar todo lo que nos despista, todo lo que nos aliena, intentando acercarnos con cada paso a nuestra esencia, aunque no siempre escojamos el camino más corto.

El caso es andar...

Mientras lees...
Simon & Garfunkel- The sound of silence
Los Piratas - My way

No hay comentarios:

Publicar un comentario