31 de enero de 2010

Vivir en una película

Cuántas veces habremos querido hacer las cosas de otro modo, cambiar de trayecto yendo al trabajo para dejar de ver cada día los mismos escenarios a la misma hora, pegar un grito a tiempo sin la censura de los convencionalismos sociales o aparcar el coche sin tener que volvernos para cerrarlo con llave. Gran parte del mérito del cine y factor por el cual suscita tanto interés en la sociedad se debe a esa capacidad que tiene de transportarnos a mundos paralelos en los que no existen reglas, en los que la imaginación asume el poder.

La publicidad, movida por la necesidad de servir a unos objetivos de ventas, conoce bien esas inquietudes comunes en todo humano y frecuentemente incorpora de modo inteligente en sus mensajes algunas de esas aspiraciones que tienen un lugar común en toda mente humana... Y como ejemplo, os dejo este spot de Rexona:

3 comentarios:

  1. Jajajajaja, muy bueno el spot. ¿Quién no ha soñado alguna vez con ser un seductor, saltar desde un 3er piso sin sufrir ningun rasguño o sencillamente, salvar al mundo de una catástrofe? El cine es magia, y para muestra, Avatar, una película que sin tener un guión y una historia ejemplares, ha sido la más taquillera de la historia. Hoy me voy al cine, jeje ;)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus comentarios fieles :-) El cine efectivamente es magia, es soñar, es conocer, es inquietud... ¡y también palomitas! Ya me dirás cuál es tu elección para hoy.

    ResponderEliminar
  3. Finalmente ha sido el sofanerrrrr!, jejeje. El cine está muy bien, pero el sofa tb tira mucho ;) Quizás vaya mañana Lunes!

    ResponderEliminar