6 de enero de 2010

RAYAN - AIR...

Hacía tiempo que no volaba con Ryanair, y hasta el momento mis experiencias con ellos han sido gratificantes. Pero hoy he cogido un vuelo muy temprano (demasiado), cuando aún me encontraba en estado de letargo cual oso pardo, y me han dado el viaje.

Yo entiendo que las compañías de bajo coste tengan que concentrarse en buscar nuevas fuentes de ingresos, pero lo de hoy ha sido un mercadillo. Durante los escasos 90 minutos de vuelo, han anunciado y vendido por este orden:

1. Cheeseburgers, frankfurts, pizzas y bocadillos con descuentos y ofertas del día
2. Cafés y bebidas
3. Cupones para un sorteo de yo-qué-sé de Ryanair
4. Tarjetas de teléfono para llamadas internacionales
5. Perfumes y cosméticos
6. Estoy segura de que me dejo alguna cosa más...

Estaba ya en el séptimo cielo cuando los cansinos han anunciado la última oportunidad para pedir antes de aterrizar.

A todo esto, al tocar tierra el piloto ha recibido una escandalosa ovación, a la que ha respondido con un 'Gracias' y música de circo. Cachondos los de Ryanair...

Un buen vuelo, ¡pero cómo nos han rayado! Now, we're on our way to Paris.

No hay comentarios:

Publicar un comentario