11 de marzo de 2009

Watchmen

Unos créditos magníficos e irreverentes dan paso a una escena trepidante que marca el inicio de una historia relatada en primera persona. Muchas expectativas fundadas gracias al antecedente de Zack Snyder, 300, pero la realidad es que esas expectativas no terminan de cumplirse. Al margen de la fidelidad o no al cómic, debate en el que no puedo entrar por falta de culturilla en el tema, es una de aquellas producciones que dejar un sabor de boca rancio de lo que pudo ser y no fue.
Al principio de la película, los créditos basados en escenas de la historia política moderna de los Estados Unidos se tiñen de humor con la complicidad de los protagonistas, anunciándonos una película llena de guiños y sorpresas. Pero más allá de dos momentos de aplauso, la película queda enmarañada entre efectos especiales y planos cenitales de la gran urbe que esconden un guión desestructurado y una actuación bastante limitada.

Aún así, sigue siendo una película digna de ver si uno asume que no va a ser de aquellas producciones que pasan a la historia del séptimo arte. Como puntos positivos, una banda sonora interesante y el hecho de que nunca viene mal aquello de dejarse llevar por un mundo de fantasía en el que todo es, si cabe, más irreal que en el de verdad.


Wikipedia / Sitio oficial de Warner